Crea tu circulo de mujeres

Indice de contenidos

Que es un circulo de mujeres?

Es un espacio de encuentro sagrado en el que las mujeres pueden hablar y ser escuchadas, para sostenerse entre sí y sanar-se, restaurando la hermandad femenina y empoderando a su mujer salvaje, impulsando la sutil sabiduría y compasión asociadas al lado femenino de la humanidad, y la sabiduría indígena que implica una conexión con todos los organismos vivos del planeta, en pos de ayudar a la Madre Tierra a alcanzar la masa crítica para restaurar el equilibrio natural del Planeta.

“Un Círculo de Mujeres es un espejo multifacético en el que cada mujer se ve a sí misma reflejada…el Círculo es un Ritual Sagrado, es el encuentro de mujeres implicadas en una manifestación mágica capaz de cambiarnos a nosotras mismas y al mundo…”

Jean Shinoda Bolen

Por qué un círculo?

La geometría del círculo es medicinal: dentro del círculo la energía no tiene jerarquías, reina la igualdad plena, simboliza la unión y el respeto. Todas estamos en la misma distancia del centro que mueve a este círculo y a todos los círculos. La ubicación física de cada una de ellas es igual a la del resto de las mujeres del círculo. A medida que el círculo gira, cada mujer, al llegar su turno, habla mientras las demás la escuchan. La Mujer que sostiene la ceremonia lo hace a modo de hilo conductor, va guiando las transiciones entre la palabra, el canto, la meditación o lo que venga. 

Circulos ancestrales

En todas las culturas ancestrales el círculo está considerado como un centro de energía, purificador, unificador y sagrado. Antiguamente, los miembros de las comunidades indígenas hablaban mirándose a los ojos, y desde la misma altura, de lo relevante para cada uno y para la comunidad. A veces compartían historias personales, otras se comunicaban con el espíritu en ceremonias rituales en torno al fuego. En los círculos de mujeres se creaba un espacio para la conexión, la comunicación enriquecedora de igual a igual o la sanación, y se afianzaban los vínculos.

Masa critica

Siguiendo la Teoría Mórfica del biólogo Rupert Sheldrake, que postula que la conducta de una especie cambia cuando las condiciones dentro de ella alcanzan un nivel crítico (es decir, cuando se manifiestan en un número exacto de sujetos y a raíz de ello, el  comportamiento y los hábitos de la especie entera experimentan una  transformación), se cree que todos los círculos se encuentran conectados entre sí, y cuando un círculo nuevo se abre, recibe las memorias de los círculos anteriores, así como nutre también a los círculos simultáneos y venideros.

¿Quiénes pueden integrar este círculo?

 El circulo lo  convoca la unión y el amor, y lo facilita la mujer que tenga el entusiasmo, la  voluntad y la decisión para llevar acabo está labor creativa.

Pueden integrarlo todas las mujeres, sin importar su edad, filosofía o religión, siempre que tengan interés en actuar creativamente ante el cambio que el Planeta nos pide, y estén dispuestas a compartirse durante este espacio para sanar juntas.

¿Cómo se desarrollan los encuentros?

Se establece un propósito para el círculo y se fijan encuentros cada cierta cantidad de tiempo (puede ser la que deseen), o pueden ser círculos ceremoniales, en los que se festejan las fases lunares, equinoccios, cambios de estación, etcétera. Las mujeres se reúnen en círculo y se pasan la palabra en el sentido de las agujas del reloj (a veces se introduce un bastón para simbolizar el uso de la misma), generalmente en el centro se realiza un altar, en el que cada integrante del círculo agrega un objeto de valor (que al finalizar el circulo puede volver a llevarse) y ofrendas que invoquen a los cuatro elementos (piedras, plumas, cuencos con agua, sahumerios). 

    Según el propósito del círculo y la iniciativa de las participantes, pueden realizarse cantos, danzas, rituales, meditaciones, contar historias, leer libros, tejer ¡Lo que se les antoje! O simplemente juntarse a charlar. 

¿Cuál la diferencia entre un circulo de mujeres y juntarse a tomar unos mates?

     Por empezar, los círculos tienen un propósito, son creados con un fin: por ejemplo, implementar cambios sustentables, comenzar a cultivar los propios alimentos, acompañarse durante la maternidad o la menopausia, generar un espacio de contención para adolescentes, conectar con lo sagrado femenino, étc. Y por otra parte, los círculos son espacios sagrados, en los que conectamos con nuestra propia naturaleza y generamos un entorno seguro y de confianza, en el que nos sostenemos entre todas.